martes, 7 de enero de 2014

10 DE XANEIRO DE 1950: BOROBÓ RECORDABA A CASTELAO

Xosé Comoxo

Neste 7 de xaneiro, aos 64 anos do pasamento de Castelao, non podo menos que recordar un anaco que o amigo Borobó escribiu naqueles tristeiros días de 1950; dicía así:

(...) En Rianxo vivían las hermanas, siempre pensando en Daniel, siempre rezando por Daniel ¡Tan solo y enfermo allá en Buenos Aires! Desde la mañana a la noche, desde la misa del alba hasta después del Rosario, apenas les quedaban tiempo a las hermanas para sus quehaceres, porque eran interrumpidas, interrogadas a cada momento, a cada instante...

-¿Sabedes algo de Daniel?
-¿Escribeu Daniel?
-¿Vai mellor Daniel?

            Y ellas decían que si, que iba mejor Daniel, porque Daniel las engañaba piadosamente, mandándoles decir por cuanto marinero de Rianxo tocaba en Buenos Aires “que non morrería alá”. Vendría en cuanto le operasen. Estaba dispuesto un avión, fletado por media docena de amigos riquísimos, para llevarle a operar a Nueva York. Los cirujanos yanquis, escribía Daniel, tienen las manos de don Ángel Baltar, y una técnica y un instrumental prodigioso. Seguro que le curarían, y en el mismo avión vendría a Rianxo, para la Guadalupe...

            Cuando se aproximaba septiembre una nueva carta rectificaba a la ilusión. Para esta fiesta de la Virgen de la Guadalupe aun no lo habrían operado, pero para la próxima Guadalupe ya estaría allí, dispuesto a ver bailar la danza de las espadas que inventó el boticario nuevo...”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada